Mensaje
ACCESO SUSCRIPTOR

SITIOS DE INTERÉS

SM hotel acacias Jose Aldunate jesuitas mirada global Oración Diaria

Orden de Malta: el Papa nombra a delegado pontificio

Iglesia

 | 06/02/2017

Por: Vatican insider / Agencias

Leer Compartir
La decisión permite iniciar un camino de solución a la crisis de esa entidad humanitaria, luego que el Pontífice pidiera en enero la renuncia de su máxima autoridad.

El papa Francisco eligió al Sustituto de Asuntos generales de la Secretaría de Estado, Giovanni Angelo Becciu, para acompañar a los Caballeros en la elección del nuevo Gran Maestro, después de la crisis que culminó en enero con la renuncia del Gran Maestro, Matthew Festing (este último aparece en la fotografía, junto al Pontífice).

En particular, el delegado papal tendrá la tarea de “cuidar todo lo que se relaciona con la renovación espiritual y moral de la Orden”.

“Al inicio del camino de preparación en vista del Capítulo extraordinario que deberá elegir al nuevo Gran Maestro de la Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, con la presente —es decir, la carta pastoral enviada a Becciu—lo nombro mi Delegado especial ante esa benemérita Orden”. EL religioso “actuará en estrecha colaboración con Balí Fra’ Ludwig Hoffmann von Rumerstein, Lugarteniente interino, por el mayor bien de la Orden y por la reconciliación entre sus componentes, religiosos y laicos”. 

En práctica acompañará “y sostendrá al Lugarteniente en la preparación del Capítulo extraordinario, y juntos decidirán las modalidades de un estudio en vista de la oportuna actualización de la Carta Constitucional de la Orden y del Estatuto Maltense”. 

El Sustituto, principalmente, “cuidará todo lo que se relaciona con la renovación espiritual y moral de la Orden, especialmente de los Miembros profesos, para que se lleve a cabo plenamente el fin como recita la Carta Constitucional”. 

Y hasta el final del mandato, que coincidirá con la conclusión del “Capítulo extraordinario que elegirá al Gran Maestro, usted será mi exclusivo portavoz en todo lo que se relacione con las relaciones entre esta Sede Apostólica y la Orden”. 

Entonces, el Papa delega a Becciu “todos los poderes necesarios para decidir las eventuales cuestiones que surgieren para actuar el mandato a usted encomendado”. 

 

Antecedentes de la crisis

 

El pasado 25 de enero, el Gran Maestro de la Orden de los Caballeros de Malta Matthew Festing presentó su renuncia siguiendo la petición del Papa.

El conflicto en esa orden comenzó con la caída, en diciembre, del Gran Canciller Albrecht Freiherr von Boeselager, acusado de haber permitido hace algunos años la distribución de preservativos en África y Asia por parte de una ong que colaboraba con la Orden de Malta. Boeselager siempre se defendió afirmando que no conocía la iniciativa y que la detuvo cuando se enteró de lo ocurrido.
Quien pidió la destitución de Boeselager fue el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke, patrón de la Orden de Malta, quien invocó el aval del Papa a la operación durante una audiencia en noviembre de 2016. El Pontífice había preparado una carta para Burke en la que pedía que se vigilara sobre el respeto de la moral católica, pero también pedía que se solucionara el problema con el diálogo dentro de la Orden misma. No queda claro si la carta fue divulgada entre los integrantes de la cúpula de los Caballeros mientras el Gran Canciller, el “segundo de a bordo” de la Orden, fue destituido a pesar de la petición del Pontífice de afrontar el problema de otra manera.
Boeselager no aceptó pasivamente su caída y apeló a la Santa Sede. Después de dos cartas del Secretario de Estado, en las que se recordaba el auténtico contenido de la carta papal y se invitaba, sin éxito, a considerar nuevamente la remoción del Gran Canciller, Francisco nombró una comisión guiada por el arzobispo Silvano Tomasi para que arrojara luz sobre el caso.
El Gran Maestro Festing, de 67 años, respondió con palabras muy duras a la decisión del Papa, reivindicando la plena autonomía de los Caballeros de Malta y afirmando que la dirección de la Orden no habría colaborado de ninguna manera con la comisión nombrada por el Papa. También se trató de desacreditar a la comisión misma, y se llegó a afirmar que algunos de sus miembros tenían relaciones con Boeselager. El Vaticano respondió inmediatamente, confirmando su confianza en la Orden de alta y en todas sus actividades caritativas en el mundo, pero al mismo tiempo garantizaba su absoluta confianza a la comisión guiada por monseñor Tomasi.
La renuncia de Festing fue considerada un  signo evidente de que se rompieron equilibrios en la cúpula de la Orden de Malta. Según algunos observadores se estaría llevando a cabo un enfrentamiento entre el alma inglesa y el alma alemana de los Caballeros, algunos de cuyos miembros son profesos y por lo tanto representan una orden religiosa en toda regla. Un papel protagónico en todo el caso lo ha jugado el cardenal Burke.
En una nota de hoy, 25 de enero de 2017, la Sala de Prensa de la Santa Sede comunicó que “el Santo Padre ha aceptado tal renuncia, expresando a Fra’ Festing aprecio y reconocimiento por los sentimientos de lealtad y devoción hacia el Sucesor de Pedro y la disponibilidad para servir humildemente al bien de la Orden y de la Iglesia”. El gobierno de la Orden “será asumido “ad interim” por el Gran Comendador hasta que sea nombrado el Delegado Pontificio”.