Mensaje
ACCESO SUSCRIPTOR

SITIOS DE INTERÉS

SM hotel acacias Jose Aldunate jesuitas mirada global Oración Diaria

Trump anuncia nuevas medidas contra la migración

Internacional

 | 21/02/2017

Por: Federico Berti

Leer Compartir
Serán anunciadas esta semana y contemplarán la deportación automática de todo indocumentado ingresado desde hace dos años en el país. Se contratarían 15 mil nuevos agentes migratorios.

Fiel a su estilo, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, doblará la apuesta. Pese al revés judicial que obtuvo el veto al ingreso de migrantes de siete países de mayoría musulmana, el presidente se prepara para librar una verdadera batalla contra los migrantes, en especial, los que ingresan por la frontera mexicana.

Esta semana se conocerá en detalle un amplio plan de acción contra los sin papeles, que contemplará ampliar las expulsiones inmediatas, devolver automáticamente a los mexicanos sorprendidos en la frontera, reclutar a 15 mil nuevos agentes y hasta perseguir penalmente a los padres que traigan a sus hijos. Es un cambio de enfoque del tema inmigración, puesto que su predecesor, Barack Obama, aplicó la expulsión contra aquellos inmigrantes perseguidos por delitos graves, mientras que Trump apunta a todos los que carezcan de documentación en regla y hayan ingresado al país en los últimos dos años. Una buena parte de los once millones de indocumentados en el país, la mitad mexicanos, tienen razones para temer acerca de su futuro. Incluidos los niños escolarizados.

Si bien no se conoce el detalle del plan, han filtrado algunos borradores de trabajo que dejan vislumbrar las medidas que se aplicarán. Comenzando por la contratación de 15 mil agentes migratorios que, en colaboración con las fuerzas policiales, deberán poder aplicar la deportación inmediata de todos aquellos que no tengan papeles en reglas. Durante la administración Obama, esta medida se aplicaba en un radio de 160 km. de la frontera y contra los que habían ingresado desde hacía menos de dos semanas. Tales límites desaparecerían. La deportación se aplicará automáticamente, y hasta se podrá acusar penalmente a los padres que intenten traer a los Estados Unidos a sus hijos en el extranjero.

Uno de los puntos más sensible es el caso de los menores hijos de indocumentados integrados al sistema escolar. Obama pudo regularizar la situación de 750 mil personas a partir de sus hijos. Pero la administración Trump parece que avanzará sin contemplaciones. El presidente sostiene que, por dura que sea, habrá que aplicar la ley.

De este modo, el mandatario norteamericano cumple con sus promesas electorales, apoyadas por la mayoría blanca y obrera que mira con recelo a los migrantes, a los que acusan de robar empleo a los nativos y presionar hacia abajo los salarios en zonas azotadas por la desocupación, ser un peso para el sistema público de salud e incrementar el crimen. Se trata de mitos que han sido desmentidos en estos años por las investigaciones realizadas por múltiples universidades estadounidenses, que han demostrado la inconsistencia de tales teorías. Sin embargo, el tema de la verdad no parece interesar demasiado a Donald Trump que, con estas medidas, pretende mejorar las encuestas de opinión que lo dan en baja en cuanto a popularidad.

De hecho, su poca preocupación por la verdad de los hechos, ha abierto un entredicho diplomático con Suecia. Durante el fin de semana Trump, señaló supuestos problemas ocasionados por la importante presencia de migrantes en el país europeo. El Gobierno sueco se manifestó sorprendido y ha pedido explicaciones, que no han llegado. Es incluso probable que Trump haya malentendido una noticia emitida por la cadena Fox, en la que cree a ciegas. Pese a que Suecia es uno de los países más seguros en el mundo, el presidente Trump sigue insistiendo, sin entregar pruebas, de que en el país hay problemas de delincuencia ocasionados por migrantes.

La gente le cree, porque es lo que su base quiere escuchar y es lo que el presidente le quiere decir para asegurar que él vela por ellos contra los malos, que son los que vienen de afuera. La verdad, es otro tema que para Trump no viene al caso.

_____________________
Fuente: http://ciudadnueva.com.ar