Mensaje
ACCESO SUSCRIPTOR

SITIOS DE INTERÉS

SM hotel acacias Jose Aldunate jesuitas mirada global Oración Diaria

Chile ante Cambio Climático: Una visión crítica

Noticia Destacada

 | 24/01/2017

Por: José Eduardo Sanhueza

Leer Compartir
Tiene inmensa relevancia la ratificación del Acuerdo de París que guía a las naciones en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
El pasado 4 de noviembre comenzó a regir el Acuerdo de París alcanzado en la Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático de Naciones Unidas N° 21 (COP21) en la capital francesa en diciembre de 2015. Su vigencia fue posible pues, a contar de ese mes, el documento fue ratificado por más de un centenar de países, responsables de más del 55% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a nivel global.
Las máximas autoridades de la instancia declararon que la humanidad recordaría el mencionado 4 de noviembre como el momento en que “los países levantaron una barrera ante los inevitables desastres del cambio climático”. Y que esto se había obtenido en el marco de “la negociación climática internacional más compleja, profunda y de mayor importancia realizada nunca”. 
Que se concretara ese hecho a menos de un año de la aprobación del Acuerdo de París, fue posible gracias a la rápida ratificación oficial de las naciones suscriptoras, particularmente China y EE.UU., a las que se sumó la Unión Europea, cuyas decisiones favorables fueron un factor claramente dinamizador.
El hecho también permitió que, poco después, con oportunidad de la COP22, en Marruecos, se iniciara la primera reunión del órgano de gobierno del Acuerdo de París: la CMA, instancia desde la cual se deberá velar por que todas las naciones coordinen esfuerzos para que en la próxima década haya reducciones sin precedentes en las emisiones de GEI. 
Ese positivo escenario es observado, por cierto, con cautela. Se debe tener en cuenta que Estados Unidos, el país más industrializado del mundo y que jugó un papel fundamental en la construcción del Acuerdo de París, comienza a ser gobernado desde el presente mes de enero por un Presidente que en sus intervenciones públicas ha desconocido la gravedad que reviste el cambio climático. Debiera, además, tenerse en cuenta que el fenómeno objeto de preocupación no da tregua alguna. La Organización Meteorológica Mundial declaró que en 2016 se batió un nuevo récord en la concentración atmosférica de dióxido de carbono y que los seis primeros meses del año fueron los más calurosos jamás registrados. 
Es en ese contexto que en Chile está en curso un debate acerca de la ratificación formal de ese acuerdo internacional por parte del Estado. Se trata de una oportunidad para que los chilenos nos interroguemos en serio sobre el papel que podríamos cumplir en esta tarea de alcance mundial y, además, sobre el modo en que a nuestro país le convendrá conducirse en el cumplimiento de sus compromisos.
 
Si desea leer este artículo completo, suscríbase a Mensaje pinchando aquí