Mensaje
ACCESO SUSCRIPTOR

SITIOS DE INTERÉS

SM hotel acacias Jose Aldunate jesuitas mirada global Oración Diaria

Obispo Goic: "Tenemos que unirnos sin mirar errores"

sociedad

 | 29/01/2017

Por: Comunicaciones CECh

Leer Compartir
Sacerdotes de las zonas afectadas por el fuego se reunieron con el obispo de Rancagua y con representantes de Caritas -Chile y de la Fundación Caritas.

Con conciencia de que el problema inmediato es que se controlen los incendios, pero con la certeza de que sus consecuencias serán graves por mucho tiempo para las personas y el ambiente, monseñor Alejandro Goic indicó: "Hay mucho dolor, mucha tragedia y muchos dramas humanos, por lo que estamos haciendo los esfuerzos de coordinación de los procesos de cercanía, de fraternidad y de ayudas concretas a cada una de las familias".
Precisó además que ésta es una tragedia nacional y que "En este momento todos los chilenos tenemos que unirnos fraternalmente sin mirar los errores que se pueden haber cometido".
Por ello hizo un llamado a que seamos generosos no sólo ahora en la emergencia sino que en el tiempo para ayudar en el problema que tendrán las familias más adelante para subsistir.
De la misma forma, el vicario para la Pastoral Social Caritas, padre Andrés Moro, agregó: "Es importante la posibilidad de crear redes solidarias, especialmente penmsando como Iglesia católica, donde somos más de mil parroquias en todo Chile, por lo que podamos hermanarnos con estas parroquias hermanas y las comunidades que han sufrido tanto. Ya tenemos la experiencia del terremoto que nos permitió en Chile una mesa común para todos. Hoy también podemos crear una mesa común, donde podamos sentarnos los que hemos sido afectados y los que podemos ayudar también, para juntos construir un mejor Chile".
Por su parte, uno de los presentes, el padre Fermín Castro, párroco de San Pedro de Alcántara señaló que "Tenemos que tener una respuesta a la gente, no solamente en lo material".
Cada uno de los párrocos presentes conoce la gravedad de la situación de sus localidades, han estado con la gente y saben de sus aflicciones. La mayor parte de quienes han perdido todo viven de una agricultura de subsistencia, por lo que verán afectada su forma de vida por mucho tiempo. Es por eso que se hace más necesaria la compañía y cercanía de la Iglesia, subrayaron los asistentes, agregando que, en el espíritu de servir incansablemente, los sacerdotes enfatizarán su rol de ser misioneros y llevar la esperanza en estos momentos a los más humildes, además de ayudar en la entrega de enseres y víveres.